Cuento infantil navideño (En el Portal de Belén)

En el Portal de Belén

Erase una vez tres amigas que querían vivir una aventura. Estrella tenía ocho años, era rubia y era muy alegre. Luna tenía siete años, era alta y era un poco quejica. Sol era pelirroja, era la mayor y era la más lista.
Un día estaban en el colegio y a la hora del patio ocurrió algo fantástico. Llegó un paje y las llamó a las tres para pedirles un favor:
-¡Tenéis que ayudarme, los Reyes Magos os necesitan!-dijo el paje.
-¿Cómo podemos ayudar?
- Tenéis que acompañarme al Portal de Belén.
De repente una luz brillante les hizo cerrar los ojos y cuando los abrieron estaban en Belén. Era una ciudad muy bonita, tenía una iglesia, unas cabañas y un mercado. Había mucha gente y tenían que encontrar a los Reyes Magos.
Fueron a buscarlos a una posada, pero no estaban. Luego los vieron pasar al lado de la iglesia y fueron a buscarlos. Salieron corriendo detrás de ellos, pero de pronto la policía les siguió por que no habían pagado en un bar. Pero se habían confundido con otras niñas y entonces les pidieron perdón, pero habían perdido la pista de los Reyes Magos. Salieron de la ciudad y vieron un camello solo y se les ocurrió que a lo mejor les diría lo que había visto. Por suerte era un camello parlanchín y les dijo dónde podrían encontrarlos:
-Los tres Reyes Magos os esperan en un pozo cerca del Portal a las siete.
Las tres amigas se dirigieron al pozo y esperaron a que llegaran. Al fin llegaron y les dijeron a las niñas:
-Tenemos un problema, en el Portal de Belén faltan tres cosas muy importantes y tenéis que ayudarnos.
Las niñas se preguntaban que podría ser lo que faltaba en el Portal, y cuando llegaron estaba la Virgen y San José y el niño que está en la cuna. Faltaban ellas tres: Estrella, Sol y Luna.
Colorín colorado este cuento se ha acabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario