Cuento infantil (Abejas de colores)

Abejas de colores

 Sandra, Paula y Lucía eran tres niñas que pasaban un estupendo día soleado en una escuela de verano.Siempre jugaban juntas y se llevaban muy bien. A ellas les gustaba mucho jugar con los bichos: hormigas, mariquitas, moscas...y hacían la puñeta a las abejas que revoloteaban alrededor de la fuente.
Un día a Sandra le picó una abeja, pero era muy extraña. Era de color verde. Cuando se dieron cuenta salieron corriendo a esconderse, vieron la puerta abierta del cuarto de limpieza y se escondieron allí. Tenían mucho miedo. Cuando se atrevieron a abrir la puerta, estaba todo lleno de abejas y las niñas salieron corriendo.
Lucía perdió de vista a sus amigas. Cuando paró de correr se dio cuenta que ya no estaba en su escuela, si no en un prado muy grande y colorido. Arriba del todo encontró una casa y se escondió. La casa era vieja y estaba abandonada.Se oían muchos ruidos y Lucía estaba muy asustada. De repente vio unas sombras, eran fantasmas pero no de personas si no de abejas. Estaban enfadadas y le preguntaron:
-¿Por que nos hacéis la puñeta y nos lastimáis?
Lucía huyó de la casa y encontró a Paula, le había picado una abeja negra con lunares rojos. No podían correr por que  le había picado en los pies. Sandra no estaba por ninguna parte.
Llegaron a una cueva y se metieron pero de repente aparecieron en el cuarto de limpieza. Allí estaba Sandra y se le ocurrió que podrían defenderse con unos esprays anti mosquitos. Salieron del cuarto de limpieza y ya no había ninguna abeja, entonces fueron a la enfermería para que les curaran las picaduras.
Contaron su historia pero nadie les creyó, entonces decidieron una cosa: cuidar bien a todos los bichos y especialmente a las abejas por que tenían miedo que volvieran a enfadarse. FIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario